Hormonas Tiroideas y Resistencia a la Insulina


Te recomendamos revisar y recordar:
Los efectos de la Insulina

Las consecuencias de la resistencia a la Insulina

En el Tejido Hepático

Higado.png

La producción de glucosa endógena se incrementa y no responde a los efectos supresores de insulina y esto va directamente ligado a que se están llevando a cabo la Neoglucogénesis y la Glucogenolisis, hay secreción de glucagón y adrenalina, del mismo modo hay aumento de las concentraciones de los transportadores de glucosa GLUT2 en la membrana plasmática de los hepatocitos (permitiendo el rápido transporte de glucosa) y un aumento en las concentraciones de ácidos grasos libres en plasma, que a su vez estimulan la vía gluconeogénica y esto se ha atribuido a la producción de Acetil-CoA (derivado de la Beta-oxidación), que a su vez activa alostéricamente Piruvato Carboxilasa; del mismo modo se produce Nicotinamida Adenina Dinucleótido reducida (NADH+H+) utilizada en la formación de Gliceraldehído 3 a partir de 1,3-bifosfoglicerato, y ATP (utilizado como fuente de enegía). Por último se ha reportado una vía central para la modulación de la producción de glucosa hepática por T3, que implica al núcleo hipotalámico paraventricular y el SNS.1


En el Tejido Muscular
musculo2.png
Si bien desde el feto hasta el neonato, en el músculo esquelético y tejido adiposo, la captación de glucosa basal depende de la actividad de los transportadores de glucosa GLUT1, mientras que la insulina estimula la captación de glucosa depende de la actividad de los transportadores GLUT4 y GLUT3 en la membrana plasmática; las hormonas tiroideas pueden ser importantes en la inducción de GLUT4 y la represión GLUT1. Por su parte durante el estrés metabólico y aumento de la demanda de energía en el tejido, aumenta la expresión de los transportadores GLUT3 pudiendo llegar a ser el principal responsable del aumento en el transporte celular de la glucosa y su utilización. Por tanto en el hipertiroidismo la insulina estimula el transporte de glucosa en el músculo de forma normal o aumentada.

Se sabe además que el aumento en el transporte de glucosa puede no ser el único efecto de la insulina sobre la captación de glucosa; en el músculo en condiciones de hipertiroidismo, la tasa de fosforilación de glucosa en respuesta a la insulina se incrementa, mediante el aumento de la actividad de la Hexoquinasa.

En hipertiroidismo se disminuye la sensibilidad a la insulina y por ende la síntesis de glucógeno en el músculo; ésta situación, induce que residuos de glucosa son redirigidos hacia la glicólisis, sobre todo hacia la formación de lactato y oxidación de la glucosa. Se ha demostrado que la insulina aumenta las tasas de estimulación de oxidación de la glucosa en el músculo; sin embargo, hay un aumento preferencial en relación a la formación de lactato ya que disminuye la actividad del complejo Piruvato Deshidrogenasa (enzima clave para la regulación de la oxidación de la glucosa) este hecho se ve facilitado por los incrementos en la Piruvato Deshidrogenasa Quinasa isoforma (PDK4) expresada en el músculo esquelético. Aunado a esto, un aumento en la tasa de la glucogenólisis también puede facilitar la formación de lactato en el músculo y en el plasma en el hipertiroidismo, esto debido, al menos en parte, a una mayor receptividad β-adrenérgica estimuladora de la glucogenólisis en el músculo esquelético causada por defectos post-receptores.

En Tejido Adiposo

adiposo.png


Las Hormonas Tiroideas han sido reconocidos como principales reguladores del metabolismo oxidativo de energía en el nivel de las mitocondrias, que probablemente contribuyen a la capacidad de producción de ATP, al permitir mayor flujo de energía a través de la vía oxidativa.

Los efectos de las Hormonas Tiroideas en la captación de glucosa en el tejido adiposo de pacientes con hipertiroidismo demuestran un incremento en las tasas de flujo sanguíneo con captación de glucosa neta normal, lo que sugiere la resistencia de la captación de glucosa a la insulina. La supresión de la Lipólisis por la insulina después de la comida puede ser un mecanismo adicional para facilitar la captación de glucosa por el tejido adiposo ante una resistencia a la insulina. Además de los efectos sobre el metabolismo de la glucosa, las hormonas tiroideas estimulan la síntesis, la degradación y la movilización de los lípidos al afectar las concentraciones locales de Receptores Adrenérgicos sin embargo se asegura el uso preferente de la glucosa cuando esté disponible conservando las reservas de grasa.

El tejido adiposo es un órgano endocrino activo que, además de regular la masa grasa y la homeostasis de nutrientes, libera un gran número de Citoquinas cuya interacción con las hormonas tiroideas resulta importante por dos razones: las Hormonas Tiroideas han marcado efectos sobre el metabolismo del tejido adiposo y en segundo lugar, porque las Hormonas Tiroideas inducen resistencia a la insulina, un efecto sobre las tasas de producción y los niveles plasmáticos de estas citoquinas podría proporcionar una información sobre el mecanismo responsable. 1,2

Regresar




Referencias Bibliograficas

1 Bellucci S, Blumetti l. Cortes J, Filinger E. Bioquimica. 20va Ed. Argentina: Editorial panamericana s.a. P. 1622

2 Olivares, j. Y arellano a. Bases moleculares de las acciones de la insulina. Mayo 2008. Disponible en: http://ead.ucv.ve/moodle/file.php/1071/bases_moleculares_de_las_acciones_de_la_insulina.pdf